martes, 8 de julio de 2014

La nutrición deportiva - Dr Carlos A. Ling Cantú

  La nutrición deportiva es una rama especializada de la nutrición humana aplicada a las personas que practican deportes intensos, puede ser la halterofilia, el culturismo o fitness.   
   Para destacar en un deporte requerimos de  3 factores son básicos      1.-Nutrición 
   2.-Genética 
   3.-Tipo de entrenamiento.
 Dentro del rubro nutrición la dieta esta compuesta de macronutrientes y micronutrientes. 
  Hablemos de los macro nutrientes estos son: 
   1.-  Carbohidratos
   2.-  Lipidos
   3.-  Proteínas

 En esta entrada  hablaremos de las proteínas:  
  Son componentes estructurales que permiten la renovación y construcción de músculos, piel, vísceras, membranas celulares, componentes de la sangre, enzimas, hormonas y anticuerpos. 
En condiciones normales, la participación de las proteínas como fuente de energía en ejercicios aeróbicos de moderada a alta intensidad suele ser mínima, siempre y cuando se suministre al cuerpo los carbohidratos necesarios antes, durante y después de la actividad. 
 Las proteínas están integradas por aminoácidos esenciales y no esenciales.
 Los aminoácidos esenciales son aquellos que deben ser ingeridos dentro de la dieta porque el cuerpo no los puede sintetizar, (isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, valina, histidina (en niños)); mientras que los no esenciales, (cisteína, glicina, glutamato, glutamina, prolina, aspartato, asparagina, alanina, arginina, alanina, serina, taurina, tirosina), son producidos en el cuerpo. 


El requerimiento de proteínas en individuos sedentarios es menor que en activos. 0,8 -1 g/kg de peso corporal Vs. 1,4 a 2 g/Kg peso respectivamente, siendo el límite superior del último rango apropiado para los sujetos que buscan aumento de la masa muscular o hipertrofia. 


La dieta del deportista debe: 
1) Incluir proteínas de alto valor biológico o complementar las de bajo valor biológico, tener la cantidad suficiente para permitir la renovación, mantenimiento y/o crecimiento de los músculos 
2) Debe preferir las fuentes proteicas de menor contenido de grasa y colesterol, (lácteos desgrasados, claras de huevo, pescados, pavo, pechuga de pollo, soya) 
3) Debe consumir carbohidratos para proporcionar la energía necesaria y suficiente para no malgastar las proteínas con fines energéticos. 

 El consumo excesivo de proteínas puede:
 1) Aumentar los niveles de colesterol y ácido úrico en la sangre
 2) Acumularse en forma de grasa en nuestro tejido adiposo 
3) Aumentar la producción exagerada de su principal y muy tóxico producto de desecho, el amoniaco
 4) Poner ácida la orina y condicionar la perdida de calcio en la misma con el riesgo aumentado de osteoporosis, entre otras cosas.